News → Ono se ancla al estancamiento

08/11/2011

Los resultados de la operadora de cable Ono en el tercer trimestre muestran la dificultad que está teniendo esta compañía para volver a la senda del crecimiento, tanto en términos financieros como orgánicos. Después de concentrar todos sus esfuerzos en ser rentable para satisfacer los deseos de los accionistas aun a costa del crecimiento, la inercia está siendo ahora difícil de batir.

Y eso que Ono aumentó sus inversiones a un ritmo fuerte tanto en el tercer trimestre como en el acumulado del año. Pero el reflejo en los ingresos todavía está por llegar. En el tercer trimestre, la facturación quedó en 371 millones, lo que supone una subida del 2,5%, mientras que hasta septiembre el crecimiento fue del 0,1%. Lo mismo sucede con el Ebitda, que sube a tasas un poco superiores a las ventas, pero nunca más de un 4%.

Todo ello tiene su reflejo en los beneficios, sobre todo porque Ono tiene todavía una importante carga de deuda por pagar (y sus correspondientes intereses). Por eso, en el tercer trimestre la ganancia neta cae. Lo hace un 5,8%, con lo que los números negros se quedan en 14 millones. En el acumulado del año, con todo, sí hay crecimiento, un 4,4%.

Buena parte de los resultados financieros se deben a los problemas que está teniendo Ono para captar clientes. La operadora, sin embargo, no permite hacer la comparación con el cierre del segundo trimestre, ya que ha cambiado la forma de computar el número de usuarios. Ahora suma tanto los clientes residenciales como las pymes, pero solo da el mismo dato agregado para septiembre de 2010, no para junio de 2011. Con este criterio, los clientes de telefonía de Ono habrían crecido solo un 2,9% en los últimos doce meses, mientras que los de banda ancha habrían subido un 5,7% y los de televisión habrían caído. Y ello, pese a la introducción de nuevas velocidades de 50 y 100 megas, que la compañía asegura que disfrutan el 24% de sus clientes.

Con estos resultados, Ono se sitúa en un tercer grupo si se efectúa una clasificación por el efecto que la crisis está teniendo en las operadoras de telecomunicaciones. Telefónica y Vodafone están siendo las más castigadas en España, con pérdida de clientes y reducción continuada de ingresos. En el lado contrario estarían Jazztel, que ha cerrado el mejor tercer trimestre de su historia, y la filial española de Orange, que se ha convertido en el motor de los resultados del grupo francés.

Ono se ancla al estancamiento

© 2020 | Aserpro Consulting S.L.                                                  
Web Map - Legal Notice - Privacy